DIBUJOS EN REUNIÓN

La serie que bauticé con el nombre de DIBUJOS EN REUNIÓN viene de bastante lejos. Es habitual que, mientras mantienes una conversación telefónica, garabatees sobre cualquier papel. Esos garabatos, en ocasiones, van adquiriendo forma y se convierten en bocetos que pueden llegar a tener cierto interés en el conjunto de una obra plástica. No impide esa especie de movimiento mecánico atender a la conversación. En ocasiones incluso ayuda a concentrarse sobre el tema que nos lanza el interlocutor por el auricular.
También es habitual que durante las reuniones, especialmente en las pobladas por ciudadanos y ciudadanas a los que no dejan hablar demasiado en sus respectivas casas, se aprovechen los folios que los cuidadosos secreatrios, secretarias, jefes y jefas de protocolo o quien proceda colocan, como desganados, sobre las mesas para tomar apuntes.
Hay reuniones que darían para ilustrar un capítulo de El Quijote y son, con toda probabilidad, las más inútiles. Siempre he defendido, cuando me ha tocado presidir algunas de ellas, que una reunión que exceda la hora y media es una pérdida de tiempo casi segura. (En estos casos, que comienzan a ser más frecuentes de lo que sería de desear no he conseguido todavía dibujar...)
Cuando me enzarcé en trabajos administrativos, el número de reuniones creció de manera exponencial y, en algunas de ellas, la manifestación de las distintas opiniones, auténticas epifanías en ocasiones, comenzaron a dar para llenar folios sin demasiados problemas.
Los ámbitos diferentes y los diferentes estados de ánimo, han producido resultados dispares.
Los temas en ocasiones son reiterativos: la catedral de Huesca, la iglesia de las Miguelas, el Salto de Roldán (este suele estar resevado a temas de caracter económico que me resultan especialmente peñazos), otras veces pretenden certificar la asistencia, en forma de retratos más o menos acertados; o dar fe de los temas tratados, especialmente en las que se producen en la Universidad o en la Comisión Provincial de Patrimonio.
En esta última el propio carácter de la reunión consigue que existan habitualmente uno o varios puntos del orden del día que crean el "asunto" del dibujo sin demasiadas complicaciones. Bodegones, rincones del espacio en que tienen lugar la reuniones o formas inventadas completan el repertorio iconográfico de estos DIBUJOS EN REUNIÓN

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

Anónimo dijo...

Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.