Caspe


Sigo disfrutando bastante con el dibujo a plumilla. Anteayer, desde un apunte antiguo, tracé ésta que cuelgo en el blog.
Le debía un dibujo a Miguel Caballú para el libro en el que quiere recoger algunos de sus artículos, y pensé que le haría ilusión la colegiata de su pueblo. Miguel es compañero de la docta corporación, como gusta llamar a la Academia de San Luis cierto candidato a alcalde de Zaragoza, y ambos, pese al citado compañerismo, amigos.
Caspe, el pueblo de Miguel, es lugar que reconozco he visitado poco. Quizá la única vez coincidió con la toma del apunte antedicho, para una serie de torres aragonesas que algún día espero continuar y concluir. (La idea de una serie de plumillas con título "Torres aragonesas", fue de Félix Lafuente, que dibujó una magnífica y breve colección de dibujos a la pluma para el Heraldo de Aragón, a principios del pasado siglo)

1 comentario:

Fernando Sarria dijo...

Esta muy bien, además en Aragón tenemos una serie de torres muy variada ya que encuentras románicas y muchas mudéjares (preciosas)antes de llegar a las barrocas...quedaría un trabajo hermoso aunque laborioso...saludos