Monopolios y no

Sin ser un fiera del photosohp, puede uno apañar una fachada. Pero eso no soluciona el problema evidente de los usos derivados de aquellos famosos monopolios de determinadas empresas durante decenios. Las eléctricas, telefónica y cía se acostumbraron a trabajar por la calle como les venía en gana, sin atender consideraciones estéticas de ningún tipo. Contaminaciones visuales como las de la foto del arranque de la calle mayor de Biel, son habituales en las ciudades y pueblos de Aragón. La ventana, evidentemente, merecía un respeto por parte de los sembradores de cables y cajas y no lo tuvo. De aquellos polvos estos lodos.



Supongo que habrá quien me diga que no me tengo que ir tan lejos para encontrar ejemplos de contaminación visual. Que basta con que salga de mi casa y me de una vuelta por el paseo de las Autonomías, para disfrutar de las maravillas creativas de los adolescentes de la ciudad. Pero he preferido imaginar como sería la ventana y le he dado al photosoph. La diferencia creo que aclara la cuestión

2 comentarios:

Javier Torres dijo...

Ya puestos, querido Fernando, podías haber apañao el horroroso rótulo de chapa galvanizada.

Cerámica de Muel para los rótulos de los cascos históricos, eso sería lo suyo.

Fine business, como decimos los telegrafístas.

Abrazos

Fernando dijo...

También es verdad...