navidad

La navidad provoca algunas reticencias por parte de quienes, solo con mucha dificultad, son capaces de diferenciar entre las creencias religiosas y el hecho cultural. Se montan "belenes" considerables y no solo en Monzón. También la plaza del Pilar y en algún colegio de Zaragoza. Hoy he recibido una felicitación que me desea un feliz solsticio de invierno, por ejemplo, de alguien acostumbrado al estudio de las tradiciones de nuestra tierra. Me ha sorprendido ya que si encuentra normal recoger historias de las que se contaban al amor de la lumbre, igual de normal debería de parecerle recoger villancicos navideños. Es alguien con quien comparto la opinión de que ser anticlerical forma parte de la esencia de los habitantes de estas tierras. Como ser proclive a la república o manifestarse adversario de la cultura anglosajona... Pero lo de rechazar la navidad me resulta complicado. A lo mejor son restos de la formación inicial que decimos por las facultades de educación. Entiendo la navidad como parte del bagaje cultural de esta tierra. Me interesa la cultura, ergo...
De todas maneras un parque nevado sirve del todo para felicitación de navidad. Con él deseo que el final del año y el principio del nuevo traigan a cada cual, y por descontado a los visitantes de este blog lo que más desee (que pese a ser lo primero que suele decirse, no acostumbra a coincidir con que te toque el gordo). Felices fiestas.

1 comentario:

Olga Mañé dijo...

Como antigua alumna, me ha hecho mucha gracia "tropezarme" con tu blog. Estoy de acuerdo contigo, como poco resulta graciosa esta controversia acerca de la Navidad en la escuela; ¿dónde están estas voces el resto del año o cuando de verdad no se respetan derechos? Eterno problema político (separación estado-iglesia) que muchos se empeñan en trasladar a la escuela demostrando tener pocos escrúpulos.
Un afectuoso saludo y por supuesto: Felices fiestas para ti y los tuyos. Con mis mejores deseos de felicidad para todos.