volvamos a la pintura



Un buen sitio para volver es Granada, sin duda. El asunto está tomado de algún rincón del Generalife y ha visto versiones variadas a lo largo de los años. Pero todas sobre el mismo soporte (si se mira por detrás se evidencia el paso de los años). No se si la foto es muy mala o si realmente la tela tiene ese aspecto de veladura lechosa. Retomar una tela, que has considerado acabada en algún momento, y proporcionarle un nuevo acabado es ejercicio habitual, al menos en mi estudio. Ocurre con el espacio pictórico algo similar a lo que pasa con el espacio que utilizas para pintar (que también podría definirse como espacio pictórico ¿no?). Cada cierto tiempo cambia de aspecto. Creo que hay quien piensa que cada ser tiene un espacio en el que se encuentra bien. Recuerdo haber oído, o haber soñado a alguien explicando que los árboles que crecen torcidos es porque no se encuentran a gusto con el sitio por el que deben crecer rectos. Los pintores debemos de tener difícil eso del espacio adecuado. Al menos a mí me cuesta mantener el dedicado al trabajo con un aspecto uniforme. Pese a lo que a mis hijos les aterra lo rodenado que tengo, según ellos, el estudio. Para los gustos los colores. Y para los colores, Granada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo,un buen sitio para volver,y precioso el cuadro.
Una oscense ausente

MiguelAngelMorales dijo...

Hola: Escribo desde México. Me gusta mucho el colorido que le imprimes a tus pinturas, sobre todo en esta fuente y en unos arcos rojos que están más abajo.
Muchas felicidades