Tesis, por fin

Por fin se ha editado el resumen de la tesis doctoral que defendí en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza. Se presentó en el Museo de Huesca el pasado jueves y tuve la suerte de que el mantenedor fuera mi director de tesis, el doctor Azpeitia. Este es el artículo que ha publicado la edición digital del Diario del Alto Aragón. En la edición impresa de hoy se dice que es el primer libro que firmo como autor.
En realidad comenté en la rueda de prensa que me había hecho gracia la firma de un contrato en el que aparecía como autor y no como editor (que es lo suelo hacer como director del IEA). Me refería que era el primer libro que publicaba con un contrato de por medio, claro.

VIVIÓ ENTRE LOS SIGLOS XIX Y XX

Fernado Alvira recoge en un libro la obra del pintor Martín Coronas
El volumen, que resume su tesis doctoral, se presentó ayer en Huesca


A finales de los años 80, el actual director del Instituto de Estudios Altoaragoneses y decano de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca, Fernando Alvira Banzo, comenzó a estudiar los pintores altoaragoneses que vivieron a caballo entre los siglos XIX y XX, como León Abadías, Félix Lafuente y el jesuita Martín Coronas. Este encargo de la Diputación de Huesca supuso el punto de partida para una tesis doctoral, cuyo resumen recoge el libro “Martín Coronas, pintor”, presentado ayer en el Museo de Huesca.

HUESCA.- En el acto, que se desarrolló precisamente ante un San Lorenzo pintado por el protagonista del estudio, en una sala dedicada a la obra de los citados artistas locales de entre siglos, la vicerrectora del Campus de Huesca, Pilar Bolea, felicitó al autor “por poner en valor a pintores altoaragoneses, porque los estudios sobre ellos dentro de la Universidad de Zaragoza no eran abundantes y abría una vía de estudio importante”. Por su parte, el director del Museo de Huesca, Vicente Baldellou, comentó que “ya era hora de que apareciera algo sobre Martín Coronas, un magnífico pintor”.
El libro, editado por Prensas Universitarias de Zaragoza, es un resumen de la primera parte de la tesis doctoral “Martín Coronas Pueyo en la pintura altoaragonesa del periodo entre siglos”, que Fernando Alvira defendió en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza en 2002 y que obtuvo por unanimidad del tribunal la máxima calificación, sobresaliente cum laude.
Alvira, que también es pintor y miembro de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza, comentó que escogió a Martín Coronas, porque, de los pintores altoaragoneses de dicha época, “es el que me daba más juego, puesto que es comparable a la pintura de historia y el estudio de la iconografía podía ser tremendo”, si bien puntualizó que “la tesis no se cerró en esos sentidos porque las tesis no son, desde mi perspectiva, trabajos absolutamente cerrados, sino que tienen que abrir nuevas pistas y allí había una labor que me parecía que podía ser bastante interesante”. “Vi más filón en Martín Coronas, a pesar de que a lo mejor como pintor es el que menos posibilidades tuvo de desarrollarse, porque debió aprender solo”, argumentó.
Isabel ARA

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿cúal es la diferencia entre el filón de un "autodidacta" y el filón de un "instruido" ?

feliz diversidad y prospera convivencia a los Alvira-Juan

Fernando dijo...

A ver si me explico. Cuando decidí centrar la tesis en Coronas lo hice por los paralelismos que pueden establecerse entre su pintura y la pintura de Historia, por un lado y las posibilidades de estudio iconográfico que brinda su obra (no se debe olvidar que en el momento de leer la tesis no parecía siquiera probable al existencia de una Facultad de Bellas Artes en Aragón que afortunadamente ha iniciado su andadura este curso académico en Teruel). Por ello estaba claro que debía pensar en una tesis a presentar en un Departamento de Historia del Arte en los que no siempre interesa "cómo" ha pintado el autor (A veces he comentado que me da la sensación de que algunos historiadores del arte están más preocupados por quién le vendía las telas al pintor que por el pintor. Puede sonar a frivolidad pero las sensaciones son libres).
El filón de cara a una tesis en ese Departamento estaba en los asuntos. No en el hecho de que unos de los pintores por los que me he interesado estudiaran en Escuelas de Arte, en concreto en Madrid, y a Coronas le tocara pedalear en solitario